Blog

ultimos posts

Lo que NO es sexo tántrico: Tres puntos importantes

La eterna búsqueda del placer auténtico suele llevar a la gente a acercarse a todo tipo de prácticas sexuales. Una de ellas es el sexo tántrico, que más una que una práctica, se trata de una disciplina que promete extender casi indefinidamente cada encuentro, pero sobre todo multiplicar las sensaciones y llevar a las parejas al punto más alto de placer multiorgásmico. Eso suena a gloria, sin embargo, también es preciso que las parejas que se sienten atraídas por esta práctica comprendan a fondo lo que el sexo tántrico NO involucra. Es sólo de esta manera que serán capaces reconocer su propósito y, desde luego, de sacarle provecho.

Prolongar el asunto sin sentido

6d86381e2aa98c1b5fea856fc82142f3

Esta técnica sexual invita a los involucrados a ponerse en situación con calma. A desnudarse despacio y luego a recorrer sus cuerpos mutuamente en busca de zonas de escondidas de placer, siempre disfrutando a cada pequeño paso, percibiendo con atención la textura de la piel, el aroma de la cabellera, el latido del corazón y el ritmo de la respiración. La penetración vendrá después. Los que creen que están haciendo sexo tántrico sólo porque se besan en la boca hasta amoratarse los labios o porque se toquetean sin control durante 20 minutos en busca de pasar al coito y de ahí, a la eyaculación, están perdidos. En esta disciplina las sesiones no se prolongan por obligación ni por estrategia. El tiempo se extiende porque quien explora con calma descubre cosas inimaginables en el cuerpo de la otra persona. Una vez a bordo, lo bueno en este viaje no termina hasta que termina.

Rendirse al “a ver qué pasa”

Las personas distraídas y las que nunca están en foco no sólo la pasan genial dominando esta práctica, sino que de paso, conseguirán mejorar sus hábitos y carácter. Eso es porque en el tantra, las personas no deben ir como Alicia en el jardín de la oruga, simplemente vagando y esperando a que algo pase. La concentración es esencial y, por su influjo, el azar aquí pierde todo poder. Es necesario pues concentrarse en los aromas, las texturas, las sensaciones y los sonidos que se emiten. La concentración en los detalles es lo que permite ir al fondo y extender el momento al máximo.

Primero lo primero

Los especialistas en blowjobs y en trabajo “manual” son bien recibidos en el sexo tántrico porque sus habilidades son valiosas, sólo que se utilizan de una manera distinta. Aquí también besarán, lamerán, morderán, succionarán y hasta lanzarán un par de pellizcos, pero NO en los puntos calientes de siempre. El reto – que recompensa y ¡ah! cómo recompensa- es hacerlo en todas partes menos en genitales, senos y boca. Una vez bien atendido el cuerpo es posible pasar esas zonas. Lo mejor, es que se disfrutará mucho más, pues la urgencia de hacerlo habrá desaparecido y sólo quedarán las sensaciones.

 


Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

91 250 00 40

MENU