Blog

ultimos posts

¿A qué huele el deseo?

¿A qué huele el deseo? La respuesta a esta pregunta no es algo superfluo, ya que en el juego sexual o en la excitación los 5 sentidos juegan un papel fundamental. Por ejemplo, nosotros en nuestro centro de masajes cuidamos que todos los elementos que entran en juego a la hora de despertar el deseo del receptor estén en armonía: aceites, aromas, decoración, velas…

El olfato, como mamíferos que somos, es uno de los sentidos más sugerentes a la hora de encender la excitación sexual.

De hecho, como puedes leer en este estudio, el olfato no sólo beneficia al deseo sino que el proceso también se produce a la inversa, ya que el orgasmo favorece la producción de prolactina, que ayuda a desarrollar terminaciones y células nerviosas en el bulbo olfativo, potenciando este sentido.

El olor del placer

Desde ‘En busca del tiempo perdido’ de Proust a la obra ‘El Perfume’ de Süskind, innumerables han sido los ejemplos que han hablado del poder evocador del aroma como vía para despertar pasiones y deseos humanos no asociados directamente al olfato.

En su día, un estudio del Instituto Karolinska de la ciudad sueca de Estocolmo (cuya web puedes ver aquí) determinó que las hormonas sexuales (feromonas) presentes en el sudor de los mamíferos contribuyen a incentivar la excitación y el deseo sexual, algo a lo que los seres humanos no somos ajenos.

En su día, una investigación conjunta llevada a cabo por especialistas de las Universidades de Dresde y Göteborg destacó que las personas que tienen el sentido del olfato menos desarrollado o, directamente, atrofiado, tienden a tener un 80% menos de relaciones y, asimismo, sus emparejamientos suelen ser menos duraderos.

Por eso, los detalles ‘aromáticos’ a la hora de practicar un masaje erótico y sensual (velas, incienso, olor de los aceites, perfume del receptor y del/la masajista…) tienen tanta importancia y han de ser cuidados con tanto mimo.

Los olores suaves, que parecen sugerir más que mostrar abiertamente, los aromas sutiles y no invasivos son los preferidos a la hora de realizar un masaje erótico o como juego previo para despertar la pasión. El sándalo, el aroma a jazmín, vainilla, lavanda o cítricos suelen ser algunos de los más habituales.

Además, el aroma no sólo potencia el deseo presente. Oler un perfume o esencia que asociamos a un momento agradable o erótico nos ayuda a estar en disposición de volver a experimentar esas mismas sensaciones originales.

 

 

91 250 00 40

MENU