Blog - Blog

< Blog

Zonas erógenas masculinas para un masaje

Cada persona es un mundo y eso hace que a todo el mundo no le gusten las mismas cosas a la hora de disfrutar de su sexualidad. Para conseguir dar placer a la otra persona, lo mejor que puedes hacer es optar por las zonas erógenas. Pero también es fundamental preguntar a esa persona de manera directa para tener la certeza de que estamos realizando la estimulación que realmente le gusta. No tengas dudas, si preguntas te será más fácil dar el placer que esa persona necesita.

Cuando una pareja se conoce, es más fácil saber qué cosas les gustan y cuáles no. Es decir, aplicar placer es más sencillo. El problema viene dado cuando una pareja es nueva y comienza a conocerse. En ese caso lo mejor es preguntar. Pero si no te atreves por cualquier motivo, algo que no debería suceder, entonces te tendrás que centrar en las siguientes zonas erógenas. Así tendrás la seguridad de que la probabilidad de aplicar placer será alta.

1-     Pies y manos

La mejor manera de comenzar un buen masaje es a través de las manos y los pies. Son zonas externas y poco privadas que hacen que la persona comience a relajarse y disfrutar de la relajación que se busca a través del masaje. Masajear las manos suele ser sinónimo de relajación, mientras que masajear los pies es sinónimo de relajación y para muchos hombres excitación. Eso sí, cuidado a la hora de masajear los pies porque a algunos hombres le provoca una reacción de rechazo. Y es que a todo el mundo no le gusta que le toquen los pies. Tenlo en cuenta si la respuesta es negativa.

2-     Ombligo

Es otra de las zonas erógenas en las cuales te debes centrar a la hora de aplicar un masaje placentero a tu pareja. Hay que tener en cuenta que el ombligo es una zona erógena, pero en muchas ocasiones pasa desapercibido por falta de información. Para ver si a tu pareja le gusta o no, lo mejor que puedes hacer es comenzar a hacer círculos con el dedo o la lengua. Verás si se excita o la reacción es contraria. Dependiendo de la cara que pongas deberás seguir masajeando esa zona erógena o no.

3-     Pelo

Un estudio ha demostrado que a la gran mayoría de personas les gusta mucho que le acaricien el pelo. La ventaja es que no solo recibe placer la persona que está recibiendo el masaje, sino que también lo recibe la persona que lo está dando. Sobre todo, si está limpio y el pelo ofrece una gran suavidad. Cuenta con un alto poder de relajación, de aquí que sea interesante acariciar el cabello si la persona está estresada. Así se irá preparando para lo que viene más tarde.

4-     Boca

La boca es otra de las zonas en las que tenemos que fijarnos. Puede ser una buena idea acariciar los labios con el dedo. Así se consigue aumentar la excitación de la otra persona. Por supuesto, luego tendrás que besar a tu pareja para demostrarla que la quieres y disfrutar del placer que ofrecen los besos. Hay que tener en cuenta que los labios son una membrana muy sensible del cuerpo. De aquí que sea importante estimularlos para aumentar la excitación del masaje. No olvides que al hombre le gustan tanto o más los besos que a ti.

5-     Pezones

Normalmente se suele pensar que a los hombres no les gusta que les estimulen los pezones, pero no es así. Hay que tener en cuenta que muchos hombres tienen los pezones muy sensibles. Si tienes la suerte de que a tu pareja le gusta que le toquen los pezones, hazlo. En cambio, debes saber que a otros hombres no les gusta que se los toquen. Para evitar problemas, si es la primera vez, lo mejor que puedes hacer es realizar la estimulación poco a poco.

6-     Cuello

Es otra de las zonas erógenas en las cuales te tienes que centrar a la hora de dar un buen masaje a tu pareja. El cuello es amplio y debe ser completo y nunca debes apretar demasiado o puede que provoquen algún daño sin querer.

Se ha demostrado que la estimulación de la parte baja del cuello ayuda a que aumente la circulación de la sangre. Muchos hombres también disfrutan de pequeños escalofríos, sobre todo si el masaje se da en la parte trasera e inferior del cuello. Para ofrecer a tu pareja ese grado de excitación, prueba a hacer diferentes cosas y ver qué es lo que realmente le gusta a través del masaje. Los juegos, los besos y las caricias son la mejor herramienta que tienes en estos momentos.

7-     Perineo

Esta zona es muy amplia y puede ofrecer mucho placer al hombre. Por ese motivo es fundamental no olvidarse de esa zona si realmente queremos realizar un masaje placentero a la pareja. Para que te hagas a la idea, esta zona va desde el hueso púbico hasta los muslos y el ano. Es importante saber que uno de los puntos más sensibles dentro de esta zona es la zona que se encuentra debajo del escroto. Puedes acariciar con suavidad esa zona con las manos o la lengua para crear más placer. La zona del ano también es muy placentera, pero no todos los hombres se sienten a gusto cuando una mujer les acaricia esa zona. Y es que lo primero que se le viene a la cabeza es que si disfrutan son homosexuales. Pero realmente no es así. Si notas rechazo, no insistas.

Ahora que ya conoces cuáles son las principales zonas erógenas del hombres, es el momento de que te pongas manos a la obra. Es importante hacer un masaje completo para que el hombre pueda disfrutar de una experiencia completa. Vete de las zonas más externas a las más privadas. Eso sí, no tengas prisa o no podrás ofrecer la experiencia que buscas ofrecer a tu pareja con el masaje. Tómatelo con tiempo y disfruta junto a tu pareja. Recuerda, hay tiempo para que en el futuro se pueda producir la penetración. Y es que se puede dar mucho placer sin realizar dicha penetración.

Zonas erógenas masculinas para un masaje


+34 91 250 00 40