Blog

ultimos posts

Cuáles son las zonas erógenas de la mujer

Una verdad universal es que para que una mujer disfrute por completo del sexo, hay que prestar una especial importancia a los llamados juegos preliminares. Quizá los hombres tengan todo lo necesario con la penetración, aunque tampoco es una afirmación completamente cierta, pero el caso de las mujeres es diferente. La excitación total se consigue a base de estimular ciertas partes del cuerpo.

Si quieres conseguir un sexo satisfactorio con una mujer, debes conocer cuáles son las zonas erógenas de la mujer, o al menos las que podemos considerar más importantes para lograr el mayor punto de excitación posible.

Cuáles son las zonas erógenas de la mujer

No todas las zonas erógenas responden igual dependiendo del tipo del contacto al que se sometan. Según varios estudios, hay zonas más sensibles a las caricias, como el cuello o el antebrazo, otras más sensibles a la presión, como el clítoris y el pezón; y otras más sensibles a la vibración, donde también destacan el clítoris y el pezón.

Pies

Un buen masaje de pies es sin duda un método relajante y desestresante para cualquier momento del día. Además, puede ser un buen inicio para mantener una relación más íntima estimulando ciertos puntos de presión en las plantas de los pies, tal y como indica la reflexología.

Rodillas

Especialmente en la zona posterior de las rodillas, que es una zona que muchas terminaciones nerviosas. Es una zona muy delicada y sensible, que hará disfrutar especialmente a la mujer a través de un masaje con aceites, caricias o besos delicados.

Muslos

La cara interna de los muslos es muy sensible por estar cerca de los genitales. El nivel de excitación aumentará poderosamente con cada caricia y masaje que se realice en la zona. Como recomendación, sería bueno evitar pasar directamente de aquí a la zona genital, queda demasiado por explorar.

Abdomen

Esta es una de las zonas más importantes en lo que a preliminares se refiere. Normalmente funciona como zona de paso hacia los genitales, por eso es un punto a tener en cuenta para lograr una excitación total. Lo más acertado es tomar el tiempo necesario para realizar caricias, masajes o cubrir la zona de besos, y comprobar cómo el cuerpo reacciona y se prepara para la siguiente fase.

Espalda

La espalda puede ser otro punto de inicio de una sesión de sexo muy placentera. Un masaje en la espalda relaja, y también excita si las manos se acompañan de los labios para besar y lamer toda la zona. Es importante que todo el proceso sea suave y tranquilo, y que se invierta el tiempo necesario en lograr el máximo disfrute.

Manos

Las palmas de las manos y las muñecas, incluido el antebrazo, son zonas especialmente sensibles a las caricias. Aquí pueden trabajar las yemas de los dedos de forma suave y seductora, aunque también es posible probar algo más atrevido, como introducir alguno de sus dedos en tu boca.

Cuello

El cuello es un lugar especialmente indicado para recibir besos y todo tipo de caricias. A todo el mundo le gustan los masajes en el cuello, teniendo en cuenta únicamente que la intensidad se debe adecuar a las preferencias de cada persona.

Labios

Los besos en los labios logran una intimidad única y especial. Además, son capaces por sí mismos de aumentar el deseo y la excitación sexual de la pareja. Puedes dedicar también un tiempo a besar o mordisquear el mentón, una apuesta segura para activar el cuerpo femenino.

Orejas

Las orejas no son únicamente una zona erógena que se estimula masajeando o besando el lóbulo. Susurrar algo suavemente al oído tendrá un efecto casi tan poderoso como cualquier caricia, así que elige las palabras más adecuadas.

Genitales

Por supuesto, la fiesta no puede concluir sin llegar a la mayor zona erógena del cuerpo de la mujer. El clítoris, los labios menores, la vagina y el perineo son todo un entorno de terminaciones nerviosas deseosas de recibir caricias y atenciones. Si el trabajo anterior está bien realizado, con el mínimo contacto en estas zonas será fácil que la mujer experimente un orgasmo muy placentero.

 

Conociendo cuáles son las zonas erógenas de la mujer, será fácil que tú y tu pareja lleguéis a experimentar un placer único y una relación de intimidad mucho más profunda. ¿Cuántas de ellas estimulas habitualmente? ¿Hay alguna que conozcas que no está en la lista?


Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

91 250 00 40

MENU