Blog

ultimos posts

Sexo en lugares poco comunes: Consejos prácticos para atreverse

Ponerle chispa y espontaneidad a un encuentro sexual no implica exposición pública (no necesariamente al menos), sin embargo, sí requiere arrojo y sobre todo valor para mandar al demonio cualquier complejo que entorpezca el pleno disfrute. La ventaja es que es posible incorporar el arte de tener sexo en lugares poco comunes a cualquier relación en la que ambas partes estén dispuestas. Estos consejos magistrales lo demuestran.

Porque nunca hay que negar un beso

Ni una caricia, un abrazo candente o un toqueteo discreto. El amor nunca es inapropiado así que vale la pena expresarlo siempre que surja la necesidad de ello. Esta sencilla idea es la clave para que los más tímidos vayan deshaciéndose de la creencia tabú de que el amor y, por ende el sexo, sólo se brindan en una cama tras puertas cerradas. Esto, de paso, sirve para sustituir por traviesa excitación el miedo a ser sorprendidos u observados.

Olvidándose de la noche

couple-love-bedroom-kissing-large

Quienes sólo se atreven a hacer de las suyas durante la noche ya se están limitando. Parece cosa de nada, pero si los niños, el trabajo, los vecinos o la mera costumbre entorpecen el placer diurno, será complicado pasar a hacer cabriolas en sitios “alternativos”. En estos casos es necesario comenzar a tener unas buenas sesiones en la cama a lo largo del día (el raudal de luz entrando por la ventana da otra perspectiva y disminuye el miedo a la exposición) y luego, hasta el más asustadizo estará listo para ir a la cocina y con suerte hasta a la azotea.

Caminando antes de correr

911bc3316a1cc1d5c5ec95c42ee1933c

Los problemas de logística y planeación que ocurren cuando recién se comienza con el sexo en lugares poco comunes se evitan de la siguiente manera: Yendo despacio. Por ello, siempre es recomendable buscar posiciones seguras como la clásica de misionero (y sus variaciones de pie). Eso evita que el asunto se prolongue más de lo debido por problemas de “contacto” y garantiza que ambos puedan terminar lo que empezaron. Vale la pena utilizar la misma técnica, particularmente quienes mueren por ir a sitios públicos.


Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

91 250 00 40

MENU