Blog

ultimos posts

Ruta por las partes sensibles de un hombre para el máximo placer

Es posible que ya conozcas las zonas erógenas del cuerpo de un hombre, o al menos algunas. Sin embargo, no es tan sencillo saber el orden en que deben estimularse para conseguir el máximo placer durante una relación íntima. Lo más importante antes de iniciar esta ruta por las partes sensibles de un hombre es tener claro que los genitales serán la última pieza del puzzle, porque existe un mundo de posibilidades antes de llegar ahí.

El recorrido más excitante por las zonas erógenas de un hombre

Conseguir el máximo placer en un hombre es más sencillo de lo que imaginas, pero dista mucho de la concepción tradicional de que los hombres van a lo que van y no que sienten nada más allá del deseo de la penetración.

Imaginación al poder

El juego previo a un encuentro sexual puede elevar la temperatura varios grados en la pareja. Mucho antes de llegar a la intimidad del dormitorio, es posible iniciar la excitación por medio de susurros, miradas, posturas… Y es que el cerebro es una de las zonas erógenas más potentes del ser humano, por lo que empezar por ahí resulta siempre una buena opción.

Para todos los públicos

El contacto físico es el inicio de la excitación más fuerte. Como en el caso anterior, es posible conseguir sensaciones únicas sin necesidad siquiera de empezar a quitar la ropa. Las caricias en las manos, o los mordiscos en el lóbulo de la oreja resultan más que efectivos en esta situación. De igual forma, un masaje en el cuello cabelludo puede ser muy íntimo y excitante, gracias a todas las terminaciones nerviosas de la cabeza.

La línea de salida

Una vez que el ambiente ya se ha caldeado, es momento de pasar a la siguiente fase. Aquí entra en juego la boca, pero no solo los besos, sino cualquier juego que pueda provocar sensaciones nuevas. Después de la boca, llegaría el turno del cuello, una zona que resulta igualmente excitante para hombres y mujeres, que es muy sensible y que consigue una chispa de electricidad en cada contacto. Otra buena forma de aumentar la excitación es seguir por la espalda, obligándole a mantener sus manos lejos de tu cuerpo, no tendrá palabras para describir lo que siente.

Disfruta del viaje

Es el momento de pasar a la zona delantera. El pecho, especialmente los pezones, son una zona erógena llena de terminaciones nerviosas, muy sensible y fácil de excitar, igual que ocurre en el caso de las mujeres. Empezar la etapa en el pecho, para bajar por el abdomen y llegar hasta el pubis, es un seguro de excitación que no podrá ocultar.

La línea de meta

Finalmente, llegará el turno de los genitales. Incluso ahora, el pene debería mantenerse intacto un rato más, para centrar la atención en el perineo y en los testículos, lo que terminarán de volverle loco si es que todo lo anterior no lo ha conseguido.

Siguiendo esta ruta por las partes sensibles de un hombre, conseguirás que sienta el máximo placer. Otra cosa que puedes hacer es aprender a realizar un masaje erótico, para saber, además de dónde, cómo tocarle.


Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

91 250 00 40

MENU