Blog

ultimos posts

¿Qué es el fetichismo?

La palabra fetichismo viene de la palabra francesa fetiche que, a su vez, en latín quiere decir ficticio y también de ismus, que equivale a estado o condición. Lejos de considerarlos, salvo algunos ejemplos, aberraciones, en la mayoría de los casos son elementos que, simplemente, pueden calificarse como fantasías y todo el mundo, quien más o quien menos, tiene alguna.

En muchos casos consiste en el uso de diferentes partes del cuerpo o de objetos que se convierten en indispensables para poder provocar el orgasmo de una forma imaginativa, aunque no siempre se utilizan objetos o partes del cuerpo, hay fetiches que consisten en ver o escuchar otras personas tener sexo, por ejemplo.

El perfil que suele tener un fetichista es el de una persona más introvertida que la media, que no compartiría sus sentimientos con los demás y evita cualquier contacto sexual con una pareja porque le angustia, aunque hay casos en los que son personas normales y corrientes lejos de esa introversión.

¿Por qué se produce más en hombres que en mujeres?

Según los investigadores hay varias teorías sobre el fetichismo, algo que prácticamente se manifiesta en hombres, y se dice que para poder excitarse, el hombre no necesita caricias o muestras de afecto como puede requerir la mujer, dado que responde muy fácilmente a los estímulos sexuales.

Dentro del mundo del fetichismo hay muchas clasificaciones diferentes o formas de ver la sexualidad, según se mire; desde personas que se excitan con la ropa interior usada de una mujer, con que las mujeres lleven en una relación sexual…

De esta forma, el estímulo sexual se produce  cuando se enfocan los cinco sentidos  hacia las partes del cuerpo aunque, como dijimos al principio, pueden ser sustituidas por prendas u objetos, llegando a ser en ocasiones la única forma de obtener la satisfacción sexual que busca.

Actualmente no resulta nada raro poder conocer algunas de las muchas maneras que tiene el ser humano para conseguir su propia satisfacción sexual, una satisfacción que va más allá de la relación íntima más tradicional.

Esta clase de prácticas también se conocen como parafílias y los sexólogos han llegado a catalogar más de 130 diferentes, todas ellas de práctica masculina, lo que demuestra que para nada es algo aislado y que, más bien, está muy presente en todo el mundo.

91 250 00 40

MENU