Blog

ultimos posts

Cuáles son las zonas erógenas del hombre

¿A quién no le gusta experimentar placer? Que levante la mano. Seguramente, en este instante tu mano no se ha alzado hacia el techo, y es que, a todos nos gusta experimentar placer, especialmente si no tenemos que hacer nada más que recibirlo. El problema reside en que muchas veces se relaciona el placer con el sexo más brusco, ese que lleva inmediatamente al orgasmo, obviando todo el mundo de sensaciones que se puede lograr conociendo los puntos más sensibles del cuerpo humano.

No importa si tu sexo es masculino o femenino, en ambos casos es interesante que conozcas cuáles son las zonas erógenas del hombre, para saber qué hacer o qué pedir a tu pareja y llegar a experimentar el verdadero placer.

Cuáles son las zonas erógenas del hombre

Puedes dar en el clavo de la pasión, casi de manera literal, acariciando ciertos puntos del cuerpo masculino con diferentes intensidades. Tomarse el tiempo necesario en este juego antes de practicar la penetración, conseguirá un mundo nuevo de sensaciones y una relación de pareja mucho más íntima.

Orejas

Las orejas son uno de esos puntos a los que habitualmente no se presta demasiada atención de manera errónea. Tienen muchas terminaciones nerviosas, de modo que se consigue un alto nivel de excitación mediante besos, mordiscos y caricias en los lóbulos.

Cuello

Al igual que las orejas, el cuello cuenta con muchas terminaciones nerviosas. Puede ser igualmente excitante para quien besa como para quien recibe los besos. No escatimes esfuerzos en esta zona, y déjate llevar también por la clavícula para una sensación única.

Labios

Por supuesto, los labios son una zona que consigue que todo el cuerpo se excite en poco tiempo. Dedica un buen rato a besar su boca, especialmente el labio inferior, descendiendo hasta la barbilla. En ese corto espacio hay todo un mundo de terminaciones nerviosas esperando a recibir caricias.

Pecho

Es una de las zonas erógenas más interesantes porque permite una mayor variedad de acciones además de las caricias. Prueba a besar o a lamer los pectorales y los pezones con diferentes intensidades para activar el deseo de tu pareja.

Vientre

Siguiendo desde el pecho, y con las mismas herramientas, puedes estimular la zona de los abdominales y la parte baja del vientre, llegando hasta el límite de la pelvis. Así se aumenta el flujo de sangre hacia la pelvis y crea una mayor tensión sexual.

Muslos

En cuanto a la parte inferior del cuerpo, cabe mencionar la parte interna de los muslos como una zona en la que las sensaciones se amplifican. Un masaje en esta parte es una gran idea para subir la temperatura.

Escroto

Pasando ya a la zona de los genitales, es donde tendremos que prestar más atención para lograr que la excitación sea total durante la relación. El escroto es una de las zonas erógenas más importantes, ya que está en contacto directo con el pene. Apuesta por caricias suaves con la mano para estimular correctamente esta sensible zona.

Perineo

En la parte posterior del escroto encontramos un área de pequeñas dimensiones, pero con el poder de provocar una erección casi de forma instantánea. Esta zona, que va desde el pene hasta el ano, se debe estimular ejerciendo una leve presión con las yemas de los dedos, y la reacción será inmediata.

Glande

El punto más importante de toda la lista, la zona erógena del hombre por excelencia, es el glande. Una estimulación adecuada conseguirá un placer intenso en el hombre, aunque es necesario medir la intensidad, ya que la sensibilidad de la zona es diferente para cada persona.

Mente

Puede parecer que cuando un hombre está a punto para tener una relación sexual, su mente queda en blanco y alejada de cualquier pensamiento. Nada más lejos de la realidad. La mente puede recibir estímulos muy potentes a través de la vista y el oído, por lo que jugar con una imagen sensual o con susurros al oído hará que todo el cuerpo masculino reaccione.

Ahora que ya saber cuáles son las zonas erógenas del hombre, puedes prepararte para llevar la excitación a un nivel superior. ¿En qué zonas has experimentado? ¿Conoces otras zonas erógenas que no se encuentran en la lista?


Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

91 250 00 40

MENU