Blog

ultimos posts

Consejos para controlar la eyaculación

La eyaculación precoz es un problema para muchos hombres. Un contratiempo que pasa desapercibido en muchas ocasiones por el matiz de estigmatización y vergüenza con el que muchos varones afrontan el problema; no poder controlar la eyaculación puede llegar a causar una importante sensación de frustración. Este problema, sin embargo, puede mitigarse haciendo una serie de ejercicios y siguiendo la supervisión de un especialista.

La sabiduría popular plantea que uno de los mejores remedios para retrasar la eyaculación pasa por que el hombre mantenga su mente alejada del acto sexual, concentrada en otros pensamientos, en el momento del clímax. Esto es un error ya que, además de resultar ineficaz, puede crear también una falta de comunicación sexual y una gran frustración en el otro miembro de la pareja.

Nuestra mente es la que se encarga de canalizar y gestionar la energía sexual que entra en juego durante el coito, por lo que es en el acto sexual donde debe estar concentrada.

¿Cómo podemos controlar la eyaculación precoz?

Hay ejercicios muy útiles que nos ayudarán en este caso. Se dividen en cuatro grupos: ejercicios respiratorios, musculares, de masturbación y de estimulación en pareja.

Entre los ejercicios más conocidos están los de Kegel, incluidos en el grupo de ejercicios musculares. Con ellos se consigue fortalecer los músculos de la pelvis, conocidos como músculos PC, los cuales se encuentran entre los genitales y el ano y que son los responsables de controlar la eyaculación.

Estos ejercicios nos hacen contraer y relajar estos músculos, en pautas de unos cinco segundos aproximadamente. Lo recomendable es hacerlo unas 30 veces al día y, con el paso del tiempo, se irán notando mejoras.

La respiración es también muy importante. Para controlarla hay que estar relajados, respirar profundamente por la nariz y exhalar por la boca, siempre de forma rítmica. La finalidad de este ejercicio es evitar la eyaculación antes de los 7 y los 15 minutos.

Para finalizar, tenemos la alternativa de la masturbación y la estimulación en pareja. Consiste en la excitación y masturbación, que se detiene momentos antes de que se vaya a producir la eyaculación; luego hay que dejar que pase ese momento para volver a hacerlo y detenernos de nuevo, así unas cuatro o cinco veces un par de veces por semana.

91 250 00 40

MENU