MASAJES TÁNTRICOS EN TANTRA PALACE MADRID. ¡LLÁMANOS! 912 500 040
Cómo se hace un masaje tántrico paso a paso

Antes de entrar en la materia que nos ocupa, deberíamos empezar por definir qué es un masaje tántrico. Todos hemos escuchado hablar de los masajes eróticos, pero un masaje tántrico va mucho más allá de intentar conseguir el placer sexual del individuo. Parte de una compenetración total con la pareja, intimidad y relajación, logrando un placer intenso, en el que a menudo se elude la zona genital hasta el último momento. En este post te explicaremos cómo se hace un masaje tántrico.

Objetivo de un masaje tántrico

El principal objetivo de quienes realizan esta práctica, tiene que ver con conseguir una relajación total del cuerpo, logrando un bienestar total, que supera con creces al que se consigue con las prácticas sexuales habituales.

El fin último de este tipo de masajes, radica en preparar el cuerpo para el orgasmo, aunque en este caso, el orgasmo tampoco se reduce a lo que conocemos. La técnica aplicada en el masaje tántrico hace que la experiencia sea única para quienes lo prueban, comenzando desde los preparativos para el masaje, conocidos como Maithuna.

Cómo se hace un masaje tántrico

La forma más habitual de realizar un masaje tántrico es en pareja, logrando una intimidad absoluta entre dos personas. Además, las ventajas para cada individuo son muchas, ya que se experimenta un tipo de placer que no tiene comparación alguna; y no presenta ninguna contraindicación.

Entre sus beneficios inmediatos, se puede contar la evolución personal y el autoconocimiento, la liberación de endorfinas que provocan una sensación de felicidad y que reducen enfermedades, y el aumento de la creatividad y la sensibilidad artística.

Las técnicas varían dependiendo del destinatario del masaje, siendo las principales las conocidas como masaje del yoni y masaje del lingam, aunque existen otras técnicas que pueden aportar novedades a la hora de practicar un buen sexo tántrico.

Cómo se hace un masaje tántrico para un hombre y para una mujer:

Masaje tántrico para hombres

El masaje tántrico para hombres, o masaje del lingam, es el que se practica sobre el órgano genital masculino. No está limitado a parejas, aunque la intimidad que se consigue es mucho mayor cuando existe una confianza previa entre ambas personas.

Esta técnica persigue una forma de placer que no siempre va asociada al orgasmo, y que no implica una relación sexual entre el masajista y quien lo recibe. El objetivo es que el hombre se relaje y conecte con su parte más sensible, llegando a disfrutar de un placer inigualable.

Antes de comenzar, es necesario que el hombre se prepare realizando algunos ejercicios de respiración profunda, para estar relajado. Ayuda el tomar un baño caliente previamente a la práctica del masaje.

Seguidamente, el hombre se debe recostar sobre un colchón suave, con almohadas en la espalda para que torso quede algo elevado. Mantendrá las piernas ligeramente flexionadas y abiertas, exponiendo sus genitales.

La mujer, o masajista, se sentará en posición de loto frente a él y comenzará a realizar movimientos deslizantes, variando la presión y la intensidad por la zona de los testículos, el perineo y el hueso púbico, dejando para el final el pene y evitando en la medida de lo posible la eyaculación.

Masaje tántrico para mujeres

Como en el caso anterior, el masaje tántrico para mujeres, o masaje del yoni, está destinado a estimular los órganos genitales femeninos. Es una forma ideal para comenzar una relación sexual que termine con la penetración, si es que se realiza en pareja, aunque también puede ser realizado por masajistas profesionales.

Durante la práctica del masaje del yoni, es posible que la mujer alcance el orgasmo en varias ocasiones. Esto no debe servir para detener la práctica, ya que el objetivo que se perseguí es lograr una sensación de bienestar que supera al desahogo sexual.

La importancia de la preparación es la misma que en el caso del hombre. La mujer debe realizar ejercicios de respiración profunda, y si es posible, tomará un baño caliente que le ayude a sentirse más relajada.

La posición que adoptará será tumbada de espaldas, tratando de elevar la cabeza de tal modo que pueda ver su parte inferior. Las piernas estarán abiertas y levemente flexionadas, de modo que la exposición a su pareja sea total.

El hombre, o en su caso masajista, se sentará frente a ella en posición de loto. Posteriormente, realizará masajes con movimientos circulares en diversas zonas del cuerpo, como las piernas, estómago, pecho, vagina, ano y clítoris; variando la intensidad de la presión según avance la práctica.

Ahora que ya has aprendido cómo se hace un masaje tántrico, solo falta que pongas en práctica las técnicas oportunas para empezar a disfrutar de una experiencia única. ¿Te atreverías a practicar el masaje tántrico? ¿Prefieres realizarlo en pareja, o con un profesional? Puedes contarnos tu opinión en comentarios.

Comparte

Aún no hay comentarios

Déjanos un comentario

No te preocupes, no usaremos tu correo para envíos no deseados.

No utilizaremos tu dirección para enviar spam