MASAJES TÁNTRICOS EN TANTRA PALACE MADRID. ¡LLÁMANOS! 912 500 040
Cómo se hace un masaje tántrico entre mujeres

Anteriormente, comentábamos cómo hacer un masaje tántrico de hombre a hombre. Ahora llega el turno de hablar de cómo se hace un masaje tántrico entre mujeres. Hay que partir de la base de que se trata de una técnica que requiere experiencia y trabajo por parte de la masajista. Sin importar la inclinación sexual de la mujer, es posible disfrutar de un masaje con una masajista femenina, que es muy diferente de un masaje realizado por un hombre.

Masaje tántrico por mujeres para mujeres

La sensualidad, la belleza, la dulzura, la suavidad, todas estas palabras forman parte de un masaje dado por una mujer. Sus curvas y movimientos hipnóticos liberan la mente y relajan el cuerpo. Tienen una maestría y un saber hacer que solo da la técnica, y que también difiere mucho de cuando el masaje se da a un hombre.

Puede usar únicamente sus manos o todo el cuerpo, dependiendo del tipo de masaje. Más allá de tus preferencias sexuales, es posible que alguna vez hayas fantaseado con la idea de sentir otro cuerpo femenino sobre el tuyo. Ahora tienes la posibilidad de experimentar unas sensaciones únicas y extremadamente placenteras entre los movimientos precisos de una masajista con una técnica única.

El masaje tántrico para mujeres más conocido es el masaje Yoni, que implica especialmente el contacto con los genitales femeninos. Sin embargo, son muchas las opciones que existen para un masaje entre mujeres. Algunos incluso permiten la incorporación de otros elementos, como el chocolate, un afrodisíaco natural que aumenta la intensidad de las sensaciones durante la sesión.

En todo caso, la sesión se iniciará con un masaje relajante dirigido a liberar las tensiones del cuerpo y de la mente. La masajista puede estar vestida o desnuda, dependiendo del tipo de masaje. Desde la mitad de la sesión hasta el final, se incorporarán las caricias directas en el Yoni, estimulando y avivando el deseo de todo el cuerpo, y llegando a provocar un placer único en todos los sentidos.

La receptora puede ser completamente pasiva o activa, también dependiendo del tipo de masaje. Tendrá la opción de dejarse hacer o de entrar en el juego de acariciar suavemente a su masajista, llegando a unos niveles de excitación que jamás habría imaginado.

Estos masajes pueden terminar con el orgasmo como parte de la experiencia, pero nunca es la máxima prioridad. Se traba una carga erótica elevada desde el primer momento, que hará desaparecer cualquier inhibición y cualquier prejuicio sobre los masajes de mujer a mujer.

Los beneficios del masaje tántrico se comprueban nada más terminar la sesión. Se consigue liberación sexual, descarga de tensiones, relajación y serenidad, todo además a base de una nueva experiencia para recordar y seguramente repetir. Ahora que ya sabes cómo se hace un masaje tántrico entre mujeres, solo tienes que contactar con nosotros para comprobar por ti misma todas las bondades de esta técnica. Olvida los prejuicios y déjate llevar por el placer. No te arrepentirás.

 

Comparte

Aún no hay comentarios

Déjanos un comentario

No te preocupes, no usaremos tu correo para envíos no deseados.

No utilizaremos tu dirección para enviar spam